lunes, 10 de agosto de 2009

Tétricos Inicios


Las miramos tétricas y estáticas, allí estaban siendo vistas por acongojados ojos. Nos nublamos, por momentos creímos ser parte del nuevo universo, ser la esencia del mundo; ignorando la gruesa fibra de los nítidos inicios.

Figuras se marcaban en el aire, fueron las conversaciones a vozarrones negros que guiaban a nuestros pasos. Así los vimos, a los inicios tendidos y terrosos tras un cristal dramático, bajo estos cielos milenarios, bajo esta Antofagasta cargada de magia e historia.

Nosotros por nuestra parte respetamos el ritmo de este espacio, acentuamos lo ya transcurrido… eso que nos marco, eso que nos hizo lo que somos. Hablo de la arenosa tierra fértil de este angosto y explosivo mundo; así en este instante tomamos nuestras manos, pues somos los inicios… somos Antofagasta.



[…Estos son residuos de cadáveres, donde fueron encontrados en gran parte de los desérticos lugares inhóspitos de la Región. Fueron utensilios de pruebas de investigaciones. A través de estos descubrimientos se es capaz saber cuales eran las costumbres, los climas de ése instante, las situaciones de supervivencia y existencia, enfermedades, y más.]

1 comentario:

  1. Al fin y al cabo el inicio es solo otro final... ¿no?

    ResponderEliminar